Hey, Mary Jane

 

El zapato. ¡Qué gran descubrimiento cuando algunas novias han empezado a atreverse con zapatos distintos! De color, de estilo o de diseño. Ya no hay que conjuntar el vestido de novia con un zapato blanco. El zapato ha pasado a ser un complemento que resalta la personalidad de la novia, sin por ello romper la harmonia y el buen gusto.

Hoy os traigo un tipo de zapato, el Mary Jane con tacón. Tradicionalmente es un zapato de tacones bajos, frente cerrado y una correa que se abrocha a través del empeine.Aquí tenéis una pequeña selección:

Un Mary Jane clásico y de un solo color. Tienen este aspecto atemporal que atrae y te enamoran a la vez. Hace poco vi una novia con vestido blanco, cinturón-lazo muy fino de tonos cámel y lazo en el pelo del mismo tono. Estos zapatos serían el match perfecto.

 

Para quien busque algo más dicharachero 🙂 Tal vez, harmonizándolo con complementos de colores ocres y burdeos. Anaranjados o rosas. Todos estos tonos tiene cabida en este zapato.  No descuidéis estos talones que dan un tono dandy al conjunto.

 

Si todas estas propuestas os parecen un tanto atrevidas. Esperad, las Mary Janes son para todo el mundo. ¿Quién no quiere ir cómoda el dia de su boda? Un zapato que se adapta perfectamente al pie, bien atado y que recoge a la perfección la planta del pie.

Aquí los tenéis en tonos azules, grises rotos. De ante,una buena opción si vuestra boda es en invierno.

Pero si aún sigues poco convencida de añadir color a tu vestido y complementos siempre puedes jugar con el estilo del zapato.

Unas Mary Janes blancas, más urbanitas. Tal vez más glamurosas con una evilla dorada y un tacón alto.

 

 

Y para acabar, este último modelo vintage. Con talón bajo y el detalle del lazo que le da un toque afrancesado, muy mimi.

¿Cuál elegirías? ¿Qué estilo? El mío lo he publicado en Instagram, ya medirás que te parece 😉

Foto principal: Ruffled Blog, foto de Jamie Mercurio